Perfil de la empresa

Empresa: ZappRx
Sede: Cambridge, MA
Fundador(es): Zoe Barry (30)
Año de fundación: 2012
Ingresos anuales: No revelados
Empleados: 22
Recaudó: $10 millones
Twitter: @ZappRx
Facebook: facebook.com/ZappRx
Sitio web: www.zapprx.com

Después de que Zoe Barry fue testigo de las dificultades de surtir recetas de especialidades, diseñó un nuevo sistema para reemplazar el antiguo (viciado) proceso.

Zoe Barry es el fundador de ZappRx, una empresa dedicada a la superación de las ineficiencias de ordenar los medicamentos con receta.

Muchos pacientes [estadounidenses] que llenan regularmente recetas lamentan lo complicado del proceso. Pero los esfuerzos “detrás de escena” para hacer que los medicamentos estén disponibles pueden ser aún más difíciles para los médicos y farmacéuticos.

Considere que ciertas recetas —tales como tratamientos oncológicos en etapa tardía y algunos productos relacionados a la hemofilia— requieren que los proveedores de atención de salud llenen 50 páginas de papeleo.

Por supuesto, estos casos no son la norma, pero consumen mucho tiempo de los médicos y también pueden retrasar significativamente el suministro de fármacos a los pacientes. Zoe Barry ha construido toda su empresa en torno a la eliminación de estas ineficiencias.

ZappRx es una plataforma que optimiza las funciones de los médicos, farmacéuticos y pacientes en los pedidos de recetas de especialidades. Al deshacerse de la redundancia en el proceso de pedido, ZappRx permite a los médicos completar decenas de páginas con unos pocos clics.

Estos medicamentos, por lo general, no son una píldora o una crema. Más bien, muchos de ellos son inyectables. Si se trata de una píldora, el tratamiento suele ser caro y puede costar entre $ 4.000 a $ 750.000 por paciente al año.

Barry dice que su competencia es la tecnología obsoleta. Por ejemplo, el agente más grande en el negocio de las recetas electrónicas no admite el ordenamiento de medicamentos especializados, dice ella.

ZappRx planea hacer dinero mediante la concesión de licencias de su tecnología a empresas biotecnológicas y biofarmacéuticas. Barry dice que en el futuro la compañía también tendrá en cuenta la forma de usar los datos que recoge para proporcionar servicios a otros clientes de pago, tales como compañías de seguros y hospitales.

La frustración conduce a la inspiración

La idea de la empresa se le ocurrió a Barry en una farmacia, mientras ella estaba de pie en la fila, vio a una mujer, adelante, luchando por completar una receta. El médico le había recetado el medicamento por vía electrónica, pero la orden no había llegado a la farmacia.

“Yo sabía exactamente dónde estaban las ineficiencias, donde el sistema se había arruinado”, dice Barry.

En ese momento, Barry, que trabajaba en los servicios financieros, fue en busca de hacer que la tecnología del cuidado de la salud sufriera una transformación. Ella llegó a una compañía de registros electrónicos de salud llamada Athenahealth.

Allí, ella presentó a su gerente general, Jonathan Bush, una idea para un producto que simplificara el ordenamiento y llenado de las recetas. Bush, a pesar suyo, le dijo que el producto estaba fuera del alcance de Atenea. Sin embargo, él estaba impresionado.

Bush dice que los empresarios novatos de atención de salud a menudo son sacudidos por el número de complejos desafíos —como la privacidad, la seguridad, las leyes anti-soborno— a los que se enfrentan mientras innova en este espacio.

“La capacidad de recuperación y el celo necesario para mantener el entusiasmo a través de ese tipo de distracción y el desaliento es enorme”, dijo Bush. “Pero para eso se es un emprendedor de la atención de salud. Eso es Zoe.”

En enero de 2012, se dispuso a construir una empresa que abordara a su manera uno de los temas más específicos (y grandes) del cuidado de la salud.

La coyuntura

ZappRx no siempre se centró en el subconjunto de especialidad de drogas. Barry inicialmente quería crear un sistema de pago para el paciente que implicara un único código QR — similar a una tarjeta de abordaje móvil ofrecido por las compañías aéreas actuales — que contenía el seguro del paciente, prescripción digital y la información de pago.

Pero después de que ella y sus asesores vieron que los productos farmacéuticos de especialidad representan casi el 25 por ciento de todo el gasto en medicamentos, Barry decidió perfeccionar el enfoque de la empresa.

Justo antes de este cambio de rumbo, Atlas Venture decidió entregar a la compañía $ 1,000,000 como capital semilla en 2013.

“Entendimos que había valor que en que se creara la optimización del proceso de prescripción”, recuerda Jean-Francois Formela, socio de Atlas Venture. “Lo que aún no estábamos seguros era: ¿Dónde te enfocas?”

Así que estaba a bordo cuando Barry decidió llevar a la compañía en una nueva dirección.

La compañía acaba de cerrar una serie de $ 8,000,000 A, lo que le permitirá contratar a más empleados y llevar su producto al mercado más rápidamente. Barry espera que la empresa será rentable en 2015, dos años y medio de ventaja sobre sus proyecciones originales.

Esto está empezando a sentirse muy lejano a los tiempos en que Barry sobrevivió a base de mantequilla de maní y sándwiches de mermelada —y la bondad de su compañera de cuarto, con quien hacían un trueque: Barry lavaba los platos a cambio de la comida gratis.

Esta es una traducción. El contenido y las imágenes pertenecen a sus autores originales. >>Ver artículo en su idioma original<<