Escoger éxitos solía ser un arte. Estos tres cofundadores lo convirtieron en una ciencia.

Samir Rayani, David Hoffman y  Alex White son los Co-fundadores del gran negocio de datos de la música Next Big Sound.

Firmar músicos en contratos de grabación es como jugar béisbol de las grandes ligas: Hasta quienes pertenecen al salón de la fama se retiran con muchos más strikes que home runs.

Alex White, Co fundador y Director Ejecutivo de Next Big Sound, durante el verano después de su primer año en la Universidad de  Northwestern, aprendió de primera mano en una pasantía en Motown Records. Era un multi- instrumentista que había abandonado su sueño de ganarse la vida tocando música luego de descubrir que no disfrutaba actuando frente a multitudes de personas. ‘’Si yo no podía ser la estrella de rock, quería firmar a las estrellas de rock’’ dice White.

Engrapar los reportes de las ventas semanales de CD en Motown hizo que White pensara acerca del por qué algunos artistas tienen un gran éxito mientras que otros decaen. De regreso en Northwestern, retomó estas preguntas junto con dos amigos, Samir Rayani and David Hoffman. . Rayani y White trabajaron en la Junta de Programación que reservaba a los músicos para que estos dieran conciertos en el campus, mientras que Hoffman y White compartieron clases durante su Maestría de Cambio Organizacional.

A los tres se les ocurrió  la idea de un sitio web que sería, esencialmente, una liga de fantasía para la industria de la música, dejando que cualquiera jugara el rol de un ejecutivo A&R. ‘’En lo que estábamos más interesados era en cómo podríamos  mapear el flujo de como la música y  los artistas se quiebran y usar ingeniería inversa en ello, ’’dice White. Ellos recaudaron $25,000 procedentes de sus amigos y familia para construirlo y aplicaron a la incubadora TechStars. Rechazados en su primer intento en 2008, aplicaron de nuevo en 2009 y lo consiguieron.

 “Nuestra idea no sirve”

Jason Mendelson, un arriesgado capitalista de Foundry Group, era un mentor en Techstars. Él se reunió con White y sus co-fundadores en el primer día del programa que duraba tres meses. “Ellos dijeron, creemos que nuestra idea no sirve. Queremos hacer algo completamente diferente” Mendelson recuerda.

Ese “algo diferente” es lo que se convertiría en el negocio central de Next Big Sound: usar datos para darle sentido a  la industria de la música y a otros negocios aparentemente caóticos y volátiles. Analizando todo desde las reproducciones en Pandora y vistas en YouTube a seguidores de Twitter y compartidos en Facebook, Next Big Sound es capaz de predecir las ventas de un álbum con un grado de certeza que nunca había sido posible. La compañía asegura que sus pronósticos son precisos dentro de un margen de error de 20 por ciento para el 85 por ciento de los artistas. Predijo exitosamente más del 80 por ciento de los 386 artistas que aparecieron en Billboard 200 en el año 2014, identificando a algunos de ellos más de un año antes que llegaran a las listas de éxitos.

Una cuenta de Next Big Sound pronto se convirtió en algo necesario para los sellos discográficos, que pagan por una subscripción anual; el costo varía dependiendo del nivel de servicio. La compañía ha crecido– tiene ahora 23 empleados y ha registrado $2.6 millones en ingresos en año pasado— sin embargo ha cambiado su enfoque a una nueva categoría de clientes: marcas. En tanto que la economía del negocio de la música ha experimentado grandes cambios, los patrocinios han  superado los ingresos tradicionalmente importantes como la venta de boletos y mercancía de diferentes artistas.  “Tú ya no estas vendiendo música para hacerte rico en la industria de la música,” dice Mendelson, que ahora se sienta en la junta de Next Big Sound. . “Tú estás vendiendo todo lo demás.”

Comercialización de Marcas.

Los analistas de Next Big Sound pueden ayudar a las marcas de clientes como Pepsi, American Express y Absolut a descifrar qué artistas tienen probabilidades de volar en unos pocos meses o qué fans se inclinan en un  sector demográfico deseado. Si tú quieres patentar un sencillo N° 1 como la música para tu comercial de carros, es mucho más barato hacerlo seis meses antes de que llegue a las listas. Eventualmente, dice White,  la compañía será capaz de hacer lo mismo para series de televisión, videojuegos, películas y muchos otros tipos de productos. “Uno por uno, estos verticales están siendo abrumados con datos,” dice. “Lo vemos como nuestro rol de ayudar a guiar y entender como estas nuevas métricas se ligan a sus negocios principales.” Decirle a conglomerados de medios de comunicación y comerciantes multimillonarios  que sus negocios requieren un cierto grado de osadía como la de emprendedores que técnicamente aún se encuentran en su primer trabajo después de haber finalizado la universidad. White dice que ser tachado como un niño era una gran preocupación cuando estaba comenzando Next Big Sound. “Me veía muy joven,” dice. “No pensaba que ningún inversionista pondría dinero en una compañía manejada por alguien tan joven.

Pero lo hicieron (7.4 millones hasta la fecha) y con el tiempo, White se ha dado cuenta que, cuando se trata de detectar tendencias y entender nuevas plataformas, los clientes a menudo solo quieren la sabiduría de la juventud: “Precisamente lo que más me asustaba, mi edad trabajando en mi contra, en realidad se convirtió en una ventaja.”

Esta es una traducción. El contenido y las imágenes pertenecen a sus autores originales. >>Ver artículo en su idioma original<<