A medida que avanza el año 2016, se acerca el momento de comenzar a planificar todas las cosas para el 2017. Para los empresarios y dueños de negocios esto significa prepararse financieramente para el nuevo año, siguiendo 25 formas de mantener su negocio en marcha a largo plazo.

1. Revisa tu plan de negocios

Si ya eres empresario o propietario de un negocio, probablemente tengas un plan de negocios detallado que cubra:

  • Un resumen de tu negocio
  • Una descripción de tu empresa.
  • Un análisis de mercado de tus competidores.
  • La estructura de tu organización.
  • Una descripción de los productos/servicios que ofreces.
  • Cómo estás promoviendo tu negocio.
  • Proyecciones financieras.

Esta información es necesaria no sólo para guiarte al tomar decisiones de negocios, sino también si necesitas realizar algún préstamo. A pesar de que la mayoría de los planes funcionales de negocios se proyectan de tres a cinco años, no está de más asegurarse de que tu plan original todavía se ajusta a tu situación actual de negocios.

2. Reúne la información necesaria para realizar un préstamo comercial

Cuando se trata de préstamos, las personas o agencias que ceden el monto requieren la siguiente información:

  • Licencias comerciales, si procede
  • Información de impuestos personales y comerciales
  • Declaraciones bancarias personales y comerciales
  • Declaración de ingresos y resultados
  • Proyecciones financieras detalladas

Incluso si actualmente no deseas realizar un préstamo, es mejor tener esta información a la mano para que no se te dificulte encontrarla si llega a ser necesario someterte al proceso.

3. Enfócate en la rentabilidad

Uno de los errores más comunes en el que los dueños de negocios caen es cuando invierten mucho dinero en en su empresa con la sola visión de crecer. En su lugar, las empresas deberían centrarse en cómo llegar a ser más rentables. Esto se debe a que crecen demasiado rápido y terminan teniendo problemas de flujo de caja, como cuando se contrata a demasiadas personas pero los ingresos no son suficientes para pagarles.

Revise o cree un modelo financiero prestando mucha atención a sus gastos, evaluando su plan de marketing, construyendo sus proyecciones desde abajo hacia arriba, verificando los resultados de mejor a peor y encontrando su punto de ruptura. Puede que al principio no parezca el plan perfecto, pero estos pasos pueden guiarte para aumentar los beneficios de tu empresa.

4. Establece una meta de ahorro

Para el 1 de enero de 2017 tú ya debes tener una meta de ahorros fija. Recuerde que este objetivo debe ser mensurable, alcanzable, realista y oportuno. Por ejemplo, podrías establecer un fondo de emergencia que pueda mantener tu negocio en operaciones durante tres a seis meses si es necesario.

5. Evalúa tus procesos de negocio

Tómate un par de minutos para evaluar tus procesos de negocio. Esto te permitirá ver qué áreas de tu empresa son eficaces y funcionan sin problemas y cuáles no. Por ejemplo, si sigues utilizando un sistema de facturación a base impresión en papel, deberías cambiarlo a un sistema basado en la nube para que pueda enviar facturas electrónicamente y recibir pagos inmediatamente.

6. Revisa todas tus pólizas de seguros

Los dueños de negocios deben tener al menos las siguientes pólizas de seguro:

Responsabilidad personal, propiedad, compensación de trabajadores, atención domiciliaria, producto, vehículo e interrupción. Y, no queremos dejar de lado el seguro de salud también.

Revisa estas polizas antes de comenzar el nuevo año. Puedes estar pagando por cobertura innecesaria o puede que haya polizas más favorables disponibles entre los competidores. Además, dependiendo de tu empresa y su tamaño, es posible que debas adquirir nuevas políticas de las que no estás conciente, y puede que haya una penalización en caso de ser descubierto.

7. Mantente al día sobre las nuevas normas y regulaciones de impuestos

Es posible que no se produzcan cambios importantes cada año, pero es importante prestar atención a las nuevas normas y reglamentos federales, estatales y locales sobre impuestos. Podría ser cualquier cosa de la presentación de fechas, el aumento o la disminución de las tasas de impuestos, lo que puede o no se puede deducir.

8. Ten conocimiento de los salarios dentro de la industria

Realiza una breve investigación sobre los salarios promedio de las empresas dentro de la industria en la que te mueves. Esto te ayudará a ofrecer a los empleados un salario competitivo y planificar tus finanzas en consecuencia.

9. Aproveche la contabilidad de caja

No es raro que las pequeñas empresas empleen un sistema de contabilidad de caja. Como explica QuickBooks, “la contabilidad de caja registra tus gastos cuando el efectivo es pagado a proveedores, vendedores y otros terceros independientemente de cuándo esos gastos fueron incurridos. Así que si tu negocio contratante compró herramientas a crédito en octubre, pero en realidad pagó efectivo o cheque por esas herramientas en noviembre, registraría el pago como un gasto de noviembre”.

Los beneficios de la contabilidad de caja es que es un método simple, directo, no requiere un gran personal, representa el flujo de caja y tiene beneficios fiscales como no pagar los ingresos tributarios hasta que lo recibas.

Esto significa que es posible que desees acelerar ciertas compras antes de fin de año o preguntar a tus clientes si pueden esperar hasta enero para pagar sus facturas con el fin de aprovechar las ventajas fiscales.

10. Deshazte de las cosas que ya no ocupas y obtén deducciones fiscales

No hay mejor momento que el fin de año para comenzar a despojar tu vida y tu negocio de las cosas que ya no utilizas. La principal ventaja de hacer esto es que te ayuda a redescubrir las necesidades materiales de tu empresa, lo que tendrá un impacto positivo en el futuro para ahorrar tiempo y dinero. Además, es posible que puedas donar algunos recursos que ya no utilizas en tu oficina. Esto no sólo te hace sentir bien como persona, sino que también cuenta como donación, haciéndote posible que puedas deducir de tus impuestos.

11. Investiga sobre las instituciones financieras

Como se mencionó anteriormente, nunca se sabe cuándo se va a necesitar pedir dinero prestado. Ya sea durante tus viajes de vacaciones o en algún momento libre, tómete el tiempo para comenzar a investigar y comparar posibles instituciones financieras que se ajusten a tus necesidades de negocio de manera más precisa. De esta manera usted puede solicitar un préstamo tan pronto como sea necesario sin tener que hacer el trabajo de campo.

12. Dibuje en su línea de crédito bancario.

Nunca se sabe cuándo va a necesitar inyectar dinero en efectivo a tu negocio. Para estar en el lado seguro, si tienes una línea de crédito, utiliza al menos una vez en cierto periodo de tiempo. ¿La razón? Los bancos prefieren emitir líneas de crédito a las empresas que sí lo utilizan, es decir, aquellas que tienen un récord crediticio.

13. Evalúa tus líneas de productos

El fin de año es el momento perfecto para revisar todas tus líneas de productos y servicios. Hacerlo te da la capacidad de deshacerte de cualquiera de los productos o servicios que presenten bajo rendimiento y reajustar tu negocio para satisfacer las necesidades de un mercado en constante cambio.

14. Busca maneras de generar ingresos recurrentes

Si ya lo notaste, la búsqueda de mejores ingresos mensuales recurrentes está haciendo furor entre los empresarios. Eso se debe a que crea un flujo de caja predecible, disminuye los pagos perdidos o atrasados y te ahorras mucho tiempo y dinero en tu negocio. Encuentra maneras de comenzar a generar ingresos recurrentes para 2017. Por ejemplo, podrías proporcionar materiales educativos o de capacitación a tus clientes por una cuota mensual. Recuerda ajustar los cobros para facturar automáticamente a tus clientes.

15. Prueba hacer uso del ahorro automático

Al igual que con tu cuenta de ahorros personal, puedes establecer un ahorro automático al retirar solo una parte de tu cheque de pago, por ejemplo, el 5 por ciento, y directamente depositándolo en una cuenta de ahorros. También puedes configurarlo para que durante todo el mes se transfiera una cierta cantidad de dinero a la cuenta de ahorros de tu empresa. Esto te impide gastar ese dinero.

16. Desafía el statu quo

¡No seas complaciente!, de lo contrario estarías llevando tu negocio a la quiebra. Comience a pensar en cómo puede aumentar los márgenes brutos, cómo aprovechar sus productos o servicios más rentables y cómo dirigirse a clientes de alto perfil.

17. Ten una garantía lista.

si necesitas pedir prestada una gran cantidad de dinero, probablemente necesites ofrecer algo como garantía. Si tu negocio es nuevo, quizá no tengas una gran cantidad de equipo o muchos inmuebles. Empieza a pensar en qué cosas puedes usar como garantías, por ejemplo, tu casa o tu vehículo. Aun si no tienes que usarlos, es mejor estar preparados por adelantado.

18. Pídele a tus clientes que compren servicios o productos de mayor precio.

Tu enfoque podrá centrarse en tener productos o servicios de gran calidad, pero tus clientes pensarán inevitablemente con sus bolsillos. De modo que, ¿cómo los convences de que te compren productos o servicios más caros?

Empresas como Due permiten que la gente disfrute de sus productos gratuitamente, y obtienen ganacias de sus servicios, especialmente de los servicios empresariales. De este modo obtienen ganancias: ofreciendo servicios personalizados a un precio significativo.

Libro relacionado: No B.S. Marketing to the Affluent

19. Monitorea tus gastos mensuales.

Si no has empezado a hacerlo ya, lleva un registro estricto de tus gastos mensuales. Registra cada una de tus compras y los gastos que tu empresa hace mes a mes. Esto te ayuda a definir qué recortes hacer, en caso de que estés gastando de más.

Asimismo, te ayuda a saber si alguna de tus cuentas tienen comportamientos extraños (ciber-ataques o compras no autorizadas). Esto te da un control total sobre tu dinero y además es el paso más importante para llevar un presupuesto controlado.

20. Crea un presupuesto y apégate a él.

Hablando de presupuestos, definitivamente debes crear uno para tu negocio. Quizá no sea el ejercicio más emocionante, pero sólo después de crear un presupuesto realista puedes poner tus finanzas en orden y deshacerte de gastos frívolos — además de ahorrar.

Hay diferentes métodos de crear un presupuestos, tales como el presupuesto incremental, el presupuesto de base cero y el presupuesto top-down.

21. Recorta los gastos, incluso si las utilidades son buenas.

Recortar gastos es difícil, especialmente si las ganacias son buenas y no tienes problemas con el flujo de efectivo. Pero, ¿por qué deberías esperar para disminuir los costos?. Deja de gastar tu dinero en cosas innecesarias.

22. Compra.

Ya sea de una nueva póliza de seguro, tarjeta de crédito, banco o proveedor, empieza a comparar precios. Podrías descubrir que siempre hay un buen trato que cerrar. Si encuentras un precio más bajo pero no quieres cambiar de proveedor, re-negocia con tu proveedor actual.

23. Evalúa el RSI de tus ventas y esfuerzos de marketing.

Rastrea tus ventas y define cómo estás aproximándote a tus clientes. Si eso se hace a través de anuncios de Facebook, entonces sigue publicando en Facebook. Si no, dedica ese dinero a otro método u otro canal que sí ofrezca resultados positivos.

Libro: Ultimate Guide to Facebook Advertising

24. Mantente organizado.

No puedo enfatizarlo más. Tienes que tener un sistema definido para organizar todos tus registros. Por ejemplo, si tienes un sistema organizado de facturación puedes ver fácilmente cuáles te han sido pagados y cuáles están pendientes. Esto también te servirá en caso de que seas auditado. El uso de herramientas digitales de facturación en nube te puede ser muy útil.

25. Reúnete con un contador o un consultor fiscal.

Esta es probablemente la acción más importante que debes hacer. Estos profesionales saben cómo preparar del modo correcto (y legal) tus finanzas, ya sea que sean impuestos, planeación financiera o presupuesto. En cuanto a los impuestos, trata de reunirte con el consultor antes de la temporada de declaración de renta–es en esa época cuando tienen más compromisos laborales.

Esta es una traducción. La imagen y texto originales (en inglés) son propiedad de Entrepreneur.com.