Seleccionar página

Esta es una traducción. El artículo original se encuentra aquí.

Desecha los pensamientos autodestructivos antes que te impidan saborear el verdadero éxito.

¿Quieres ser exitoso? Tal vez te has inspirado por la persona emprendedora que gracias a sus logros ahora esta publicitando su colección de Rolex. O tal vez la exótica colección de autos de alguien en Instagram te ha motivado a darle un nuevo giro a tu “yo” profesional.
Si estas detrás del éxito financiero, la primera cosa que debes reconocer es que dicho éxito se deriva de una manera de pensar particular, la cual visualiza construir un negocio exitoso o teniendo un golpe de suerte dentro de un ambiente corporativo tradicional como un juego.

Las personas mas poderosas no necesitan trabajar, sin embargo siguen trabajando largas horas. ¿Por qué? Porque para ellos construir un gran imperio comercial es un componente central de su identidad. Dado a que es parte de quienes son ellos, no van a parar de trabajar aún cuando ya han alcanzado el éxito.

Si tú quisieras personificar la manera de pensar de una persona exitosa, te puede ser útil aprender no solo lo que ellos apoyan, sino también lo que evitan. He aquí 10 cosas que la gente exitosa nunca dice.

1. “Lo haré después”

La procrastinación es para los débiles de voluntad. Las personas exitosas son brillantes cuando se trata de manejar su tiempo, y posponer las cosas que deben hacer no es parte de sus hábitos diarios.

2. “Me rindo”

Michael Jordan una vez dijo, “Los obstáculos no deben detenerte. Si te topas con una pared, no te des la vuelta ni te rindas. Encuentra una manera de escalarla, atravesarla o de trabajar con ella.” Esta es precisamente la actitud que las personas exitosas representan.
Rendirse no es algo que los empresarios mas exitosos tienden a hacer. Evidentemente, las personas exitosas fracasan. Steve Jobs fue expulsado de Apple, y Jeff Bezos lanzó el fallido teléfono Amazon Fire. Sin embargo, Jobs luego regresó para transformar Apple en la compañía mas rica del mundo, y Bezos no permitió que un contratiempo le impidiera dar luz verde a otros productos tecnológicos como el altamente exitoso Echo.  Aprende de los fracasos, pero nunca te rindas.

3. “No es mi culpa”

Los grandes líderes son conocidos por tomar las riendas. Culpar a otros miembros de tu equipo es señal de un profesional mediocre. Tomando las riendas, los líderes inspiran a quienes los rodean a hacer lo mismo.
Responsabilizarse por cosas que salen mal, incluso cuando solo estabas involucrado periféricamente, es una señal de que estas pensando como un líder. Para que los empresarios tengan éxito, deben ser capaces de motivar a las personas a su alrededor a hacer su mejor trabajo.

4. “Estoy satisfecho”

Los profesionales exitosos tienden a establecer altos estándares para ellos. Dado que las personas exitosas toman el mando, se enfocan en trabajar en cosas importantes y rara vez se rinden, no es común que ellos experimenten una sensación de satisfacción.

En su lugar, están constantemente a la expectativa de su próxima oportunidad de negocio o de encontrar maneras de mejorar las empresas de las que ya forman parte. Un impulso interno para lograr el éxito continuamente motiva a las personas mas exitosas del mundo a lograr mas triunfos.

5. “Soy joven, y tengo suficiente tiempo”

El tiempo es algo divertido. En un momento sientes que tienes todo el tiempo del mundo para alcanzar tus metas, y al siguiente día te das cuenta que estas muy lejos de lo que esperabas.

Las personas exitosas tienden a sentir una sensación de urgencia con respecto al éxito profesional. Su impaciencia los impulsa a tomar acciones decisivas que los ayudan a aprovechar el día al máximo. Este impulso permite a las personas exitosas evitar la procrastinación. También los aleja de sentimientos de satisfacción, ya que siempre hay más por hacer y poco tiempo para hacerlo.

6. “Espero lograrlo a lo grande algún día”

Canaliza tu Yoda interno y recuerda que “no hay intento.” De la misma manera, no hay lugar para la esperanza cuando se trabaja para lograr algo grande. En lugar de esperar que pase, hazlo. Dedícate a trabajar en proyectos que tienen buenas posibilidades de éxito y que están asociados con un nivel aceptable de riesgo.

Si te enfocas en trabajar en los proyectos correctos, no necesitarás esperar que el éxito llegue. En cambio, habrás creado el éxito a través de tus propias acciones.

7. “Nunca podría ser mi propio jefe”

Dejar los límites estables de tu cubículo para iniciar tu propio negocio puede ser desalentador. Pero a menudo es lo que se requiere para ser verdaderamente exitoso. La mayoría de las carreras corporativas son rastreadas. Para avanzar, es necesaria una combinación de tenencia, política y resultados.

La mejor manera de agregar un líquido más liviano a tu carrera es convirtiéndote en tu propio jefe. Y, sin embargo, muchas personas tienen dudas sobre su capacidad para trabajar como emprendedores independientes, y mucho más cuando se trata de liderar un equipo. Sin embargo, para ser verdaderamente exitoso, convertirse en propietario de un negocio hecho por uno mismo es exactamente lo que se requiere.
Deja tus dudas a un lado y concéntrate en trabajar en tus debilidades y en desarrollar sus fortalezas. Toma ese salto profesional y conviértete en tu propio jefe. Probablemente te sorprenderás.

8. “No soy lo suficientemente talentoso para ser exitoso”

Aún las personas más exitosas ocasionalmente dudan de sus habilidades. Pero es lo que hacen con sus dudas lo que los separa de los demás.
Cuando la mayoría de personas dudan de sus habilidades, las entierran en lo más profundo de su persona y evitan confrontarlas hasta que estas puedan causar un gran contratiempo profesional. Sin embargo, cuando las personas exitosas tienen dudas, se desarrollan a si mismos para convertirse en profesionales.

9. “Ya no existe una idea nueva”

Puede ser fácil pensar que todo se ha hecho antes, y que tu idea de una pequeña empresa no sería nada revolucionaria. Sin embargo, debes reconocer que surgen nuevas ideas de negocios todos los días.
A menudo, estas ideas aplican soluciones que han funcionado de una industria a otra. Toma como ejemplo los servicios de música basados en la nube como Spotify o los mercados como Uber. Estas empresas utilizaron la tecnología y los modelos comerciales existentes, pero los aplicaron a industrias que carecían de innovación.

10. “Soy un impostor, y un día la gente se dará cuenta”

Durante su TED Talk de 2010, la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, compartió que sufría episodios de “Síndrome del Impostor”. Es la sensación de que, en algún momento, tus colegas se darán cuenta de que tú no tienes tanto talento como originalmente lo percibieron.

Este es un sentimiento natural para aquellos que recientemente han tenido éxito, pero también es peligroso. Debes encontrar la fuerza para construir tu confianza y trabajar a través de los sentimientos de ser un impostor. De lo contrario, como dice Sandberg, puede destruir una carrera prometedora.

El éxito requiere compromiso, priorización, energía y pasión. Si bien debes ser un profesional capacitado, también debes mantener una mentalidad particular. Una que te motive a abordar grandes objetivos a través de la perseverancia y la dedicación.

Desecha los pensamientos autodestructivos que puedan impedirte saborear el verdadero éxito. En su lugar, concéntrate en lograr objetivos profesionales que tengan un mayor impacto en tu carrera. Y hazlos lo antes posible.