Seleccionar página

Esta es una traducción. El artículo y autor originales se encuentran aquí.

El éxito no viene por accidente, es el producto del trabajo duro, la perseverancia, el aprendizaje, el estudio, el sacrificio y, sobre todo, el amor por lo que hacemos.

Pregúntale a cualquier empresario y te dirán que comenzar un negocio no es una tarea fácil. Requiere de mucha paciencia, esfuerzo, determinación, riesgo y trabajo duro. Sin embargo, pregúntales si volverían a hacer esto otra vez y responderán con un gran ‘¡claro que, sí!’

Aquí hay 5 cosas que debes saber antes de comenzar tu negocio.

1. Investiga negocios que están en demanda relacionados con tu negocio

Como empresario, debes de tener mucho cuidado con el proyecto en el que te estás embarcando. Elije con cuidado y asegúrate de poder completar el proyecto. Si no, es mejor dejar ir ese proyecto. Si decides emprender un proyecto, debes investigarlo muy bien antes de invertir tu tiempo y tus fondos. Es crítico que realices una investigación preliminar y luego una exhaustiva. Confía en mí, vale la pena el esfuerzo.

2. Trabajo de ROI

Si bien no necesitas ningún título para convertirte en empresario, comprender ciertos conceptos es fundamental para el establecimiento, la supervivencia y el crecimiento de tu negocio. Lee y aprende sobre el retorno de la inversión (retorno de la inversión por sus signos en inglés), las economías de escala y la velocidad de los retornos empresariales, ya que no puedes tener éxito si no trabajas en estos conceptos. Además, descubre cómo estos son aplicables en tu línea de negocio. Relaciona todos los conceptos con los que se relaciona con tu industria y más allá con tu negocio.

3. Se un tomador de riesgos

Colegas emprendedores, si hay un consejo que nunca deben olvidar, es que “no correr riesgos es el mayor riesgo”. El mundo está en constante cambio y la única estrategia segura para fallar es no tomar riesgos.

Es importante no tener miedo y estar listo para ingresar al mercado, ya que muchos de nosotros dudamos en dar ese primer paso hacia el éxito, temerosos de los fracasos. Además, si cres un entorno que recompensa a las personas por tomar riesgos, puedes comenzar a cambiar enormemente el comportamiento de los empleados. Todos pueden hablarte del riesgo, pero un empresario puede ver la recompensa. Dicho esto, por supuesto, no significa que se tomen decisiones sin estudios de factibilidad, pero cuando lo que está en juego es 50-50, olvídate del riesgo y toma la caida. ¡Si eso es lo que quieres, vale la pena!

4. Ten la actitud correcta

Si estás pensando en convertirte en empresario, definitivamente tendrás que dedicar un horario prolongado y, a veces, incluso trabajar cuando todos hayan dejado la oficina. Estarás trabajando día y noche y todo esto viene con convertirte en dueño de un negocio.

Como empresario, debes tener la actitud y cualidades correctas. Cada día, asume el cargo con una actitud de gratitud, con una perspectiva positiva y trata de mejorar en lo que haces. Cualquier empresario exitoso te dirá que adoptar la actitud correcta puede convertir cualquier situación negativa en una positiva. Te dará poder sobre tus circunstancias en lugar de permitir que tus circunstancias tengan poder sobre ti.

5. El aprendizaje es continuo.

Si bien la mayoría de nosotros creemos que nuestro aprendizaje está terminado en el momento en que estamos fuera de la universidad, un empresario exitoso entiende que el aprendizaje y el liderazgo son indispensables entre sí. Comprende que el aprendizaje es un proceso continuo y la capacitación es un camino integral hacia el éxito. Aprende de tus compañeros de trabajo, aprende de los errores que cometas o los que cometen los demás, ayúdense a crecer mutuamente y aprende todo lo que puedas en el proceso, aprende de los momentos en que logras cumplir las expectativas de tus clientes y aprende de las veces que fallas. Si no estás dispuesto a aprender, nadie puede ayudarte. Sin embargo, si estás dispuesto a aprender, nadie puede detenerte.

Finalmente, para todos mis colegas empresarios, recuerden mantenerse humildes, ser enseñable y seguir aprendiendo. El éxito no viene por accidente. Es el producto del trabajo duro, la perseverancia, el aprendizaje, el estudio, el sacrificio y, sobre todo, amar lo que haces. Los altibajos son una parte esencial de la vida, así que asegúrate de que nunca dejes de soñar, nunca dejes de creer. Nunca te rindas y nunca dejes de intentarlo. ¡Es hora de hacer de tu pasión tu sueldo!