Seleccionar página

 

 

Esta es una traducción, el artículo original se encuentra aquí.

Al crecer en Italia, con su cultura patriarcal y una figura paterna dominante, Paola Diana estaba decidida a que su futuro fuera muy diferente. Ella aspiraba a romper con la convención y sus tradiciones familiares conservadoras italianas, aprovechar sus ambiciones empresariales y convertirse en completamente independiente como propietaria de su propio negocio.

Hoy, como fundadora de Diana Group dirige tres empresas, Nanny & Butler, Sigillus y Supreme PA, ofreciendo servicios que van desde cuidado de niños de alta calidad y ayuda doméstica hasta gestión de experiencias de lujo para algunas de las personas más adineradas del mundo.

“Cuando era niña no sabía cómo se desarrollaría mi futuro, pero sabía que quería ser independiente y tener éxito”, dice. “En particular, quería ser financieramente independiente, ya que entendí muy pronto en mi vida cómo el poder financiero puede dar forma a la dinámica familiar.”

Pero también encendió su pasión por los derechos de la mujer, y utilizó la política para ayudar a crear conciencia sobre cuestiones relacionadas con los derechos de la mujer. A través de la iniciativa PariMerito (Equal Merit) que fundó en 2006, jugó un papel en la aprobación de varias leyes, incluyendo un proyecto de ley que requiere que cada Junta de la compañía tenga una representación femenina mínima del 30%.

Pero fue en 2007, cuando esta mujer trabajadora, madre soltera de dos niños pequeños, experimentó de primera mano las dificultades de encontrar un cuidado infantil de alta calidad, y esto se convirtió en la inspiración para Nanny & Butler.

“En Italia había una enorme brecha en el mercado para un negocio de alta gama capaz de contratar el mejor personal de cuidado de niños y del hogar”, dice. “Así que decidí crear uno propio, usando las mejores agencias de niñeras del Reino Unido.”

Trabajando por su cuenta, a menudo durante toda la noche, mientras trabajaba durante el día como gerente de relaciones públicas para su antigua escuela de negocios en Italia, construyó un sitio web en dos idiomas, italiano e Inglés, montó una campaña de marketing web, y comenzó a reclutar a los mejores candidatos.

“Las recomendaciones de boca a boca también estaban resultando muy poderosas e inmediatamente comencé a recibir solicitudes de amigos de mis amigos”, dice.

Ese sabor temprano del éxito le dio la confianza para dejar su trabajo y centrarse en su negocio a tiempo completo. Sin embargo, por mucho que amaba a su ciudad natal de Roma, sabía que construir una compañía exitosa allí sería demasiado difícil debido al clima político.

“Los nuevos movimientos populistas y los partidos de extrema derecha han tomado la mayoría del Parlamento y la cultura general sigue siendo una cultura patriarcal misógina opresiva”, dice.

Esto, combinado con los problemas económicos del país, y las ineficiencias burocráticas la convencieron a mirar hacia otro lado, y ella fijó su mirada en el Reino Unido. Fue una transición gradual que tomó cinco años de constantes viajes e inversiones para crear una base sólida sobre la cual hacer crecer un negocio exitoso. Diana se mudó permanentemente a Londres el verano pasado.

El hecho de que se tratara de una industria tan altamente competitiva en Londres, particularmente en el sector de los individuos con un valor neto ultra alto, no la disuadió. Con un enfoque en la calidad del servicio en lugar de la cantidad, buscó a los mejores candidatos como si estuviera buscándolos por sí misma.

“Estas son personas que van a vivir en casas privadas para cuidar de la parte más preciosa de una familia; los niños, por lo comprometer la calidad para crecer más rápido no era una opción para mí”, dice.

A medida que el negocio continuó expandiéndose, Diana contrató a un número de consultores para ayudarla a crear el servicio a la medida por el que su compañía es famosa el día de hoy, y que ahora ha estado emparejando personal con clientes, incluyendo a la Familia Real, dignatarios y personas de alto patrimonio neto durante más de una década.

Ella dio seguimiento al éxito de Nanny & Butler con el lanzamiento de su negocio de gestión de estilo de vida Sigillus Lifestyle, que ofrece servicios adicionales de gama alta, tales como conserjes para niños, consultoría de educación, experiencias especiales de viajes e incluso Pa’s para niños. A través de su tercera compañía, SupremePA, Diana se está expandiendo en el sector de contratación de personal de secretaría.

Su compañía tiene una facturación anual de $3 millones, una base global de clientes, y oficinas en Londres, Roma, Milán y Nueva York. Diana sigue siendo la única propietaria de su empresa, que ha sido financiada en parte por finanzas bancarias. Sus planes futuros incluyen una mayor expansión hacia los Estados Unidos, donde la demanda es alta, y eventualmente hacia China.

Con más mujeres entrando en el mercado laboral y necesitando aún más personal para ayudarles a equilibrar su vida personal y laboral, Diana anticipa un fuerte crecimiento en un sector especializado. “La sociedad está cambiando, pero tener un buen personal doméstico sigue siendo fundamental si quieres un buen estilo de vida”, dice. “El tiempo sigue siendo el recurso más limitado, especialmente si tienes éxito, y tener a alguien que te ayude a ahorrar algo de tiempo no tiene precio.”

¿Tiene previsto volver a su Italia natal? “Todavía tengo una compañía y un hogar en Italia y siempre amaré ese hermoso país, pero ya no me veo viviendo allí”, dice. “Soy una ciudadana del mundo, me encanta la mezcla de culturas que experimento en Londres y me encanta aprender y desafiarme.”